GÉNERO ECTILLAENUS

Ectillaenus giganteus (BURMEISTER, 1843)

E_giganteus_DobInfBioTourSubHupei_7
Ejemplar de Ectillaenus giganteus (BURMEISTER, 1843)

Descripción general:

De este género, la especie representativa por escelencia en nuestra zona es Ectillaenus giganteus. Es muy frecuente encontrar ejemplares en los terrenos ordovícicos, ya sea como especie principal o como complementarias a otras.

Como características generales principales se pueden destacar que el cefalón y el pigidio son de tamaños similares, muy parecidos en su forma, aunque claramente identificables, y que tiene 10 segmentos torácicos estrechos y bien definidos.

En concreto, el cefalón es abombado y de textura lisa, con surcos dorsales poco claros, no muy marcados, hasta la mitad del cefalón. Suturas faciales opistopáricas, alejadas del eje central, por lo que las librígenas son muy pequeñas, lo que por lo tanto hace que sus ojos, de tamaño pequeño-medio esten también en una posición distal.

Cefalón:

El cefalón es abombado y de textura lisa, con dos surcos dorsales cortos y poco claros, no muy marcados, hasta la mitad del cefalón. La glabela es ancha y poco definida. Suturas faciales opistopáricas, alejadas del eje central, por lo que las librígenas son muy pequeñas, lo que por lo tanto hace que sus ojos, de tamaño pequeño-medio esten también en una posición distal.

El ángulo de la posición de los ojos también indica que la posición en vida del animal debería ser con el cefalón ligeramente girado con respecto al eje que formarían tórax y pigidio, estando el ejemplar semienterrado (torax-pigidio enterrado, cefalón semienterrado).

Hipostoma acoplado con la ancha doblez cefálica, con dos prolongaciones laterales típicas en la parte superior.

Tórax:

Tórax dividido en diez segmentos delgados pero patentes, claramente marcados. Una característica a destacar es el elemento de inserción de posibles cerdas sensitivas en el entronque entre el raquis torácico y pleuras laterales. En esta posición se encuentran una serie de marcas, en forma de pequeños agujeros, cuyo fin, en principio, sería como se ha comentado antes, objeto de funciones sensitivas o apoyo a elementos con este fin.

Como dato a diferenciar entre el otro géneros representados aquí dentro del Orden Corynexochida, el género Panderia, hay que tener en cuenta que en cuanto al tórax el raquis no es más ancho que las pleuras.

E giganteus

Pigidio:

Pigidio grande, abombado y alisado, de un tamaño y forma muy parecido al cefalón, que hace que cuando se pliega el trilobite para ponerse en posición de defensa, pigidio y cefalón cierren perfectamente.

Al contrario que lo que ocurre con el cefalón, el pigidio no tiene marcas, siendo muy liso y algo abombado. El anillo del raquis torácico que engarza con el principio del pigidio es de menor longitud y a veces más curvado que los demás.